Se disculpa Poniatowska por su ‘juchitecas panzonas’, pero insinúa “mala fe” en críticas

La escritora Elena Poniatowska acusó recibo de la inconformidad que en redes y medios nacionales se externó por su aseveración de las “juchitecas panzonas”, y de una alambicada manera se disculpó al aducir que su frase la hizo “sin ningún ánimo de ofender, hablé festivamente”, aunque a continuación insinuó “mala fe” en las críticas.

En su cuenta Facebook, la escritora de origen polaco indicó que el domingo 5 de noviembre tuvo el “privilegio de entrevistar a Graciela Iturbide y rendirle homenaje antes de que todos viéramos las 220 fotos que se exponen en un espacio excepcional que rescató Francisco Toledo”.

Durante su alocución, recordó que la “fotógrafa Tina Modotti vino a Oaxaca hace años y tomó fotografías de mujeres muy delgadas dentro de sus huipiles, en el mercado de Juchitán, porque bebían pulque y no había surgido la industria cervecera, ya que al canjear el pulque por la cerveza engordaron”.

Aclaró que de ella misma suele “decir con frecuencia que además de mis 85 años tengo una panza de hipopótamo, y no lo digo como insulto sino constatación humorística”.

Agregó que si es más noticia un comentario sobre la gordura de las mujeres y resulta más importante que toda la situación política de nuestro país después de los dos sismos que acabamos de padecer (Oaxaca en particular), “me parece que mi comentario solo sirve de distractor inflado de mala fe”.

Luego enumeró todas las cosas que ha escrito y hecho por Oaxaca y las mujeres de Juchitán, por lo que “además de feminista, considero ser una gran amorosa de Oaxaca”.

Pese a estar a casi siete meses de la elección presidencial, concluyó que comprende la reacción negativa a sus comentarios, como un exacerbamiento de ánimos y susceptibilidades “por los tiempos que anteceden a la elección del 2 de julio de 2018″.

etcétera