Los padres lloraban cuando los hijos se iban, ahora por su regreso

Esta situación es un puente entre dos Méxicos distintos: el de 1941 y el actual, explica el director Hugo Lara
Destaca la banda sonora, que ganó un premio en el Festival de Huelva

Una pareja con varios años de matrimonio está dispuesta a divertirse y a disfrutar de la paz y el descanso que ofrece la soledad de su casa. Todos sus planes se transforman cuando los tres hijos adultos retornan al hogar.

La comedia Cuando los hijos regresan, dirigida y escrita por Hugo Lara, que se estrenará en salas el 21 de diciembre, recrea los problemas de una familia y las caóticas situaciones que envuelven a cada uno de sus integrantes. La historia, que se desarrolla en un hogar de clase media en la Ciudad de México, es aderezada con música que abarca diversos géneros y épocas.

“Cuando empecé a escribir la trama me pareció muy divertida la idea de pensar en que ahora los padres lloran porque los hijos regresan. Es decir, esta situación es un puente que nos habla de dos Méxicos distintos: aquel que se presentó en 1941 con la película Cuando los hijos se van y, el de ahora, con familias que tienen otras problemáticas y crisis recurrentes”, explicó Lara, coautor del guion junto con Claudia González Rubio.

En la historia, Fernando Luján encarna al padre de familia, quien, jubilado luego de haber trabajado durante décadas, desea divertirse y vivir tranquilamente con su esposa (Carmen Maura), lo cual se frustra por el abuso de los hijos, que aunque adultos nunca han terminado de crecer y están rodeados de pretensiones o aspiraciones; como el hombre soltero que se rehúsa a crecer y a salir del cobijo de los padres.

Además, prosiguió el realizador, ninguno de los personajes se hace el chistoso a la hora de pensar o vivir sus problemas, sino que las situaciones, la desesperación y el absurdo son los que detonan el humor de manera involuntaria.

En el largometraje actúan Cecilia Suárez, Francisco de la Reguera, Érick Elías, Irene Azuela, Esmeralda Pimentel, Eduardo España, Takato Yonemoto, Anabel Ferreira, Roberto Quijano, Diana Bovio, Tina Romero y Tomás Rojas. Es un elenco muy potente y con talento, agregó.

Para los personajes, explicó Lara, recurrimos a algunos estereotipos, pero al mismo tiempo buscamos darles un giro para sorprender y provocar al espectador; las características de unos quedaron establecidas desde el comienzo y otros crecieron y se modificaron.

Lo cierto es que al final dejamos claro que la cinta es un retrato de las familias mexicanas, pero, no de las modelo, sino de aquellas con una estructura complicada, caótica y contradictoria, la cual se acerca más a las actuales y comunes en todo el país.

Diversas locaciones

También en la película se exhiben diversos lugares emblemáticos de la capital que ambientan y dan color a la historia, como el kiosco morisco de Santa María la Ribera, el salón Los Ángeles, la Alameda Central o la biblioteca Lerdo de Tejeda.

Otro aspecto que sobresale es la originalidad de la banda sonora, la cual obtuvo un reconocimiento en el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, que incluye muchos ritmos y mezcla épocas y géneros; se escuchan desde baladas hasta rock.

Con esta música original Jordi Bachbush y David Rodríguez se adjudicaron el Premio Vitamúsica a la mejor banda sonora en la edición 43 del festival, realizada hace unos días en España.

La Jornada / Ana Mónica Rodríguez

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.


*