Perfil del nuevo Congreso

Cd. de México (05 agosto 2018).- Con un número de senadores y diputados que ni siquiera imaginaron tener, los partidos que llevaron a Andrés Manuel López Obrador a ganar la Presidencia prometen terminar con los excesos y vicios que caracterizan al Congreso.

Una fuerza de 69 senadores y 306 diputados federales -pertenecientes a Morena, PT y PES- podría ser suficiente para erradicar el gasto excesivo en asesores, choferes, guaruras, viajes en primera clase, seguros médicos, becas para estudiar en el extranjero, banquetes, contratos para aviadores y amigos, obras faraónicas con costos inflados y hasta con el tráfico de votos a cambio de “moches”.

Pero las nuevas bancadas se alistan también para hacer realidad, desde el Legislativo, la “cuarta transformación” prometida por Andrés Manuel López Obrador a través de presupuestos, reformas legales y nombramientos, necesarios para echar a andar su Proyecto de Nación.

La coalición Juntos Haremos Historia contará con bancadas disímbolas que, por su número, terminarán definiendo el perfil del nuevo Congreso.

Entre sus senadores y diputados destacan experimentados legisladores, como Martí Batres, Ricardo Monreal, Pablo Gómez o Alfonso Ramírez Cuéllar; decanos, como Ifigenia Martínez y Porfirio Muñoz Ledo; operadoras combativas, como Malú Micher o Dolores Padierna, y personajes que ya dejaron un polémico recuerdo en el Congreso, como Félix Salgado Macedonio y Gerardo Fernández Noroña.

Los más cercanos a AMLO en la campaña también llegarán a la nueva legislatura, aunque algunos de ellos se irán en diciembre, cuando asuman los cargos públicos para los que han sido llamados. En esa lista destacan las senadoras electas Olga Sánchez Cordero y Rocío Nahle, y los senadores Alfonso Durazo y Germán Martínez; la diputada Tatiana Clouthier y los diputados Zoé Robledo y Horacio Duarte.

Habrá, en los grupos mayoritarios, personajes polémicos como el líder minero Napoleón Gómez Urrutia; luchadoras sociales, como Nestora Salgado; artistas, como Susana Harp; actores, como Sergio Mayer; embajadores, como Héctor Vasconcelos, y lideresas de vendedores ambulantes, como María de Jesús Rosete.

Pero quienes realmente nutren esas bancadas son decenas de lopezobradoristas sin fama nacional; activistas y dirigentes sociales o gremiales a nivel local; líderes de comunidades; intelectuales y académicos en universidades de los estados. Y, como producto de la tómbola empleada para definir las candidaturas de Morena, también llegan maestros, secretarias, jubilados y ciudadanos de a pie.

En la Cámara alta, de los 69 senadores electos vía Morena-PT-PES, 34 no han tenido experiencia legislativa, ni en sus estados.

En la Cámara de Diputados, sobresalen poco más de 30 nombres de políticos curtidos en anteriores legislaturas o en Congresos locales. Pero más de 250 futuras diputadas y diputados de estas fracciones iniciarán en septiembre su carrera legislativa. Novatos, los diputados de AMLO llegan sin la experiencia -pero también sin los vicios- de quienes se perfilan para integrar las burbujas de coordinación.

El bloque de Morena, PT y PES busca presidir la Mesa Directiva y la Junta de Coordinación Política en el Senado de la República (donde por reglamento interior puede ocupar ambas posiciones sin ceder una a la oposición, como se ha hecho a partir de 1997).

Y también pretende la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, lo que podría llevar a quien será decano en San Lázaro, Porfirio Muñoz Ledo, a dirigir los trabajos en el primer periodo ordinario de sesiones, y a entregar la banda presidencial a López Obrador el próximo 1 de diciembre.

El Frente opositor

En las filas de la oposición, se perfila la creación de un bloque PAN-MC-PRD, partidos que crearon la coalición Por México al Frente para postular a Ricardo Anaya a la Presidencia, y que firmaron ante el INE la intención de mantenerse aliados hasta 2014.

Aunque originalmente ese pacto se firmó para crear el primer gobierno de coalición en México, dirigentes de ambos partidos aseguran que podría servir para mantener el Frente cohesionado en el Poder Legislativo y hacer contrapeso a las fuerzas lopezobradoristas.

Este bloque tendrá 38 senadores (23 del PAN, 8 del PRD y 7 de MC), y 131 diputados (83 del PAN, 27 de MC y 21 del PRD), y también cuenta con experimentados legisladores.

Sobresalen, en el Senado, el ex líder panista Gustavo Madero, quien ya presidió esa cámara en 2010; el ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, ex senador y ex diputado; la perredista Minerva Hernández, quien también ha estado en ambas Cámaras; el mexiquense Juan Zepeda; el fundador de MC, Dante Delgado y sus ex diputados Clemente Castañeda, Samuel García y Verónica Delgadillo.

Otros personajes del Frente que llegarán al Senado, con notoriedad pero sin experiencia legislativa, son el ex jefe de Gobierno de la CDMX, Miguel Ángel Mancera; la ex delegada en Miguel Hidalgo, Xóchitl Gálvez; el ex ombudsman capitalino Emilio Álvarez Icaza, y la ex secretaria de Gobierno de la Capital, Patricia Mercado.

Damián Zepeda, actual dirigente nacional panista, busca coordinar su grupo; Dante Delgado encabezará a MC, y el PRD aún no define.

En la Cámara de Diputados, el Frente será dominado por el PAN, que tiene más del 70 por ciento de las curules que corresponderán a esos partidos.

La bancada panista se caracteriza por la presencia de 13 senadores que están terminando su mandato en la 63 Legislatura, desde Ernesto Ruffo hasta Jorge Luis Preciado.

Otros personajes de interés en la fracción blanquiazul de San Lázaro serán Marco Adame, ex gobernador de Morelos, ex senador y ex diputado federal; Jorge Romero, ex diputado de la ALDF y ex delegado en Benito Juárez; Ricardo Villarreal, ex alcalde de San Miguel de Allende y ex diputado involucrado en el escándalo de “Los Moches” junto con su hermano Luis Alberto; José Isabel Trejo, ex diputado federal y ex senador; Jesús Guzmán Avilés, ex alcalde de Tantoyuca, Veracruz, y su hermana Rosario, quien brincará del Senado a la Cámara baja.

En una bancada dominada por la corriente de Ricardo Anaya, destaca el perfil de Ana Lucía Riojas, una joven que buscó ser candidata independiente al gobierno de la CDMX y que pertenece a la asociación AHORA, de Álvarez Icaza. Fue postulada por el PAN a la Cámara como candidata externa.

Por parte de Movimiento Ciudadano, llegarán la ex senadora Martha Tagle, reconocida por su activismo en favor de causas de la sociedad civil, como el Sistema Anticorrupción y #FiscalíaQueSirva, y el académico Agustín Basave.

MC será la quinta fuerza en San Lázaro, gracias a su arraigo en Jalisco, de donde son 13 de sus 17 diputados de mayoría y dos plurinominales.

El Grupo Jalisco está comandado por Tonatiuh Bravo Padilla, ex rector de la UDG, y personajes cercanos al gobernador electo Enrique Alfaro, como Martha Angélica Zamudio Macías, ex coordinadora de Desarrollo Económico en el ayuntamiento de Guadalajara, y Carmen Julia Prudencio, ex comisaria de la Policía de Guadalajara.

La coalición legislativa de Por México al Frente se complementará con 21 perredistas, entre los que destacan polémicos personajes, como Héctor Serrano, ex secretario de Gobierno de la Ciudad de México; Mauricio Toledo, ex delegado en Coyoacán; Ricardo Gallardo, ex alcalde de San Luis Potosí, y Antonio Ortega Martínez, ex diputado federal y hermano del líder de Nueva Izquierda, Jesús Ortega.

PRI: fuerza marginal

El PRI será una fuerza minoritaria en ambas Cámaras. En el Senado, la bancada tricolor cabe en una selfie, pero en ella destacan algunos de los políticos más experimentados de la próxima Legislatura, como Beatriz Paredes y Jorge Carlos Ramírez Marín.

El grupo parlamentario será coordinado por Miguel Ángel Osorio Chong, ex secretario de Gobernación, y en ella confluirán el ex gobernador Eruviel Ávila; el líder cetemista Carlos Aceves del Olmo; la actual dirigente, Claudia Ruiz Massieu, y la ex coordinadora de la campaña de Meade, Vanessa Rubio.

El ex líder priista Manlio Fabio Beltrones logró impulsar a su hija Sylvana y a su colaborador Manuel Añorve.

Aunque el PRI compitió aliado con el Partido Verde y Nueva Alianza en las pasadas campañas, su coalición podría romperse en la 64 Legislatura.

En la Cámara alta, el Panal colocó solamente a un personaje, el ex diputado morelense Ángel García Yáñez.

Mientras el Partido Verde tendrá siete senadores, entre ellos la ex coordinadora digital de Enrique Peña Nieto (tanto en campaña como en Los Pinos) Alejandra Lagunes, pero será comandado por el ex gobernador chiapaneco Manuel Velasco Coello, quien ha emprendido un acercamiento con López Obrador.

En San Lázaro, el PRI tendrá 45 diputados, 38 de los cuales son plurinominales.

El grupo será coordinado por el ex dirigente nacional en la etapa final de la campaña, René Juárez Cisneros.

Sobresalen Dulce María Sauri, ex gobernadora de Yucatán, ex senadora y ex lideresa del PRI; Ismael Hernández Deras, ex gobernador de Durango; Rubén Moreira, ex gobernador de Coahuila, y las actuales senadoras Ana Lilia Herrera, Ivonne Álvarez y Lucero Saldaña.

Enrique Ochoa Reza, quien era el presidente nacional del PRI al inicio de la campaña fallida de Meade, también ocupará una curul; al igual que Luis Enrique Miranda, ex secretario de Desarrollo Social y Ximena Puente, ex presidenta del INAI.

En lo que toca al PVEM, la 64 Legislatura verá regresar al “Niño Verde” Jorge Emilio González Martínez, quien inició en 1994 -en la Asamblea del Distrito Federal-, una carrera que le ha permitido brincar de una Cámara a otra durante 25 años.

Su grupo tendrá apenas 16 diputados, pero en él estarán tres de sus principales aliados: Carlos Alberto Puente, ex senador y actual presidente del PVEM; Arturo Escobar y Vega, ex senador y ex diputado federal, y Marco Gómez Alcántar, ex consejero del IFE en 2003.

A un mes de que inicie la 64 Legislatura, aún está pendiente la conformación definitiva de las bancadas, pues sigue sujeta a litigios y, sobre todo, a la negociación entre los aliados de campaña para distribuirse escaños y curules.

Reforma