Saboreando Oaxaca

Tlayudas, moles, mezcales y otros sabores tradicionales de ese estado son un llamado constante a una experiencia de placer
 

Liliana Meixueiro no para de sonreír cuando relata que a su amada Oaxaca llegan cada vez más personas interesadas en conocer su riqueza cultural.

A la mitad de un cuidado sembradío de diversas hortalizas, en la comunidad La Raya, Zimatlán de Álvarez,  me cuenta divertida del éxito que han tenido los recorridos gastronómicos que organiza.

Y es que procedentes de diversas entidades de la República Mexicana y del extranjero, llegan chefs, estudiantes, foodies y otros aventureros que desean tener una experiencia única con la comida de estas tierras.

Aquí encuentran tasajo asado, tlayudas, mole, tacos de escamoles con chile pasilla y epazote. Se deleitan con pan de mantequilla, resobado, de manteca, dulce o salado.

Para beber hay agua de chilacayota, horchata, ciruela, jamaica, limón con chía, nieves, tejate o mezcal, mezcal de cientos de marcas.

“Experiencias que no cualquier agencia de viajes puede ofrecer”, dice la esposa del chef Alejandro Ruiz, con quien ha construido una propuesta auténtica que es reconocida cada vez más.

Resulta verdaderamente atractivo viajar a Oaxaca y hacer un tour que incluye visitas a parcelas, palenques mezcaleros, mercados multicolores, cocinas y restaurantes emblemáticos.

Emociona adentrarse en la cocina istmeña, zapoteca, del valle, de la sierra.

Todo eso se puede hacer de la mano de Liliana Meixueiro, quien destaca que los más reconocidos restaurantes en el mundo están privilegiando la preparación de alimentos con productos sustentables, locales, como los exquisitos que en este suelo se dan al por mayor.

Ya de vuelta en la Ciudad de México acudo por mi dosis de Oaxaca en las venas recurriendo a la Guzina (cocina en zapoteco) que se ubica en el número 513 de la calle Presidente Masarik, en Polanco.

El salpicón de tasajo, las memelitas y la ensalada de verdolagas asadas, me hacen seguir saboreando Oaxaca, gracias Alejandro Ruiz y Liliana Meixueiro por hacerlo posible.

CLASE PREMIER

En breve Monterrey será sede de tres encuentros entre los Padres de San Diego y los Dodgers de Los Ángeles.

El béisbol de la gran carpa se hará presente en la tierra del cabrito y sin duda la  afición de la capital de Nuevo León estará a la altura de las circunstancias.

Ojalá los hoteleros, restauranteros y demás prestadores de servicio hagan su mejor esfuerzo por tratar bien a la fanaticada que se dará cita.

POR HERALDO DE MÉXICO